Política de la Empresa

POLÍTICA DE LOS SISTEMAS

La Dirección del Centro de Enseñanzas Policiales CENPOL es consciente de la importancia de disponer de una política que refleje la misión, visión y valores del mismo. Esta política se ha difundido a todo el personal publicándola vía email, físicamente en nuestros centros y/o a través de nuestra página web.

  • Misión: El objetivo de nuestro centro es el de formar a personas para que adquieran conocimientos en materia de seguridad privada y/o que puedan superar las oposiciones a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad o exámenes, dotándolos de las capacidades, habilidades y destrezas que les permitan enfrentarse no sólo a los exámenes obligatorios para optar a los puestos de trabajo indicados, sino a poder desempeñar estos puestos una vez hayan superado las pruebas de acceso.
  • Visión: Nuestra academia quiere conseguir orientar al alumno hacia el éxito formativo, aclarando sus dudas, facilitándole esquemas y resúmenes, realizando evaluaciones frecuentes, y en definitiva, sirviéndole de apoyo en el duro camino de aprobar una oposición. En este proceso se contará con docentes cualificados que guiarán al alumno a lo largo de todo el proceso formativo.
  • Valores: Nuestra academia se caracteriza por:
  • Su dedicación exclusiva a la formación en seguridad.
  • Contar con los docentes ampliamente cualificados.
  • Nuestras instalaciones se caracterizan por albergar aulas amplias y perfectamente acondicionadas para la actividad docente.
  • Horarios acordes a las necesidades reales de los alumnos.
  • Material propio editado por la editorial CENPOL.
  • Su carácter dinámico e innovador con el objetivo de estar a la vanguardia de las últimas novedades en las materias que impartimos.
  • La mejora continua del propio sistema y de la manera de operar para lograr cumplir siempre con las expectativas de nuestros clientes.
  • Su compromiso con la calidad educativa a través de la implantación y desarrollo de sistemas de gestión dirigidos a la mejora continua y acordes a modelos internacionalmente aceptados.
  • Asumir firmemente un compromiso con la calidad y el medio ambiente, presente siempre en la definición de objetivos, en la prevención de la contaminación y en la toma de medidas necesarias para reducir los impactos ambientales de nuestra actividad,
  • Cumplir con los requisitos legales que les sean aplicables (así como cualquier otro requisito que suscribamos con terceros, también en materia ambiental).

La correcta aplicación de esta política es una labor común de todas las áreas, por eso implicamos a todo el personal en la misma, haciéndole consciente de la importancia del desempeño de su tarea y estableciendo vías de comunicación fluida en la que se tengan en cuenta sus sugerencias para la mejora de los procesos.

 

POLÍTICA DE IGUALDAD y NO DISCRIMINACIÓN

La Ley 51/2003, de 2 de diciembre, de igualdad de oportunidades, no discriminación y accesibilidad universal de las personas con discapacidad (LIONDAU), define (artículo 1) la igualdad de oportunidades de este modo:

“A estos efectos, se entiende por igualdad de oportunidades la ausencia de discriminación, directa o indirecta, que tenga su causa en una discapacidad, así como la adopción de medidas de acción positiva orientadas a evitar o compensar las desventajas de una persona con discapacidad para participar plenamente en la vida política, económica, cultural y social”.

La discriminación se puede ejercer de manera directa o indirecta:

“La discriminación directa se produce cuando una persona con discapacidad es, haya sido o pudiera ser tratada menos favorablemente que otra que no lo sea, en una situación análoga o comparable.

La discriminación indirecta se produce cuando una disposición, un criterio o una práctica aparentemente neutros puedan ocasionar una desventaja particular a personas con una discapacidad respecto de otras personas sin discapacidad. Sin embargo, esta disposición, este criterio o esta práctica pueden estar justificados si su objetivo es legítimo y si los medios para verificar ese objetivo son proporcionados y necesarios”.

El Centro de Enseñanzas Policiales CENPOL tiene una plantilla inferior a 250 trabajadores, por lo que no tiene obligación de disponer de un Plan de Igualdad y No Discriminación, pero sí desea promover una Política de Igualdad y No Discriminación entre las personas.

La igualdad entre mujeres y hombres empezó a ser un objetivo institucional, y no sólo de las organizaciones feministas y de mujeres, a partir de la creación del Instituto de la Mujer en 1983. El desarrollo del principio jurídico universal de igualdad entre mujeres y hombres ha promovido cambios en aspectos importantes de la vida económica, social, política y cultural de las relaciones entre mujeres y hombres y con el entorno. Las instituciones y la opinión pública son cada vez más conscientes de que, aunque las mujeres y los hombres sean diferentes, la desigualdad y la discriminación de género son incompatibles con la democracia.

La brecha existente entre la igualdad legal y la igualdad real hace necesario que los poderes públicos y las organizaciones de distinto orden pongan en marcha políticas y planes estratégicos que concreten los objetivos, ámbitos y medidas de actuación para su reducción progresiva.

El Centro de Enseñanzas Policiales CENPOL declara su compromiso en el establecimiento y desarrollo de políticas que integren la igualdad de trato y oportunidades entre mujeres y hombres, sin discriminar directa o indirectamente por razón de sexo, así como en el impulso y fomento de medidas para conseguir la igualdad real en el seno de nuestra organización, estableciendo la igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres, como un principio estratégico de nuestra política.

En todos y cada uno de los ámbitos en que se desarrolla la actividad de esta empresa, desde la selección a la promoción, pasando por la política salarial, la formación, las condiciones de trabajo y empleo, la salud laboral, la ordenación del tiempo de trabajo y la conciliación, asumimos el principio de igualdad de oportunidades entre mujeres y hombres.

En el Centro de Enseñanzas Policiales CENPOL se respetan los derechos y la dignidad de todos nuestros empleados, siendo los valores clave los que se detallan a continuación:

  • Garantizando el cumplimiento de los derechos laborales de todos los empleados.
  • Proporcionando condiciones de trabajo dignas, seguras y saludables.
  • Otorgando una retribución digna y justa.
  • No tolerando ningún tipo de acoso sexual, físico o mental.
  • Excluyendo el empleo de menores de edad en todas las actividades.
  • Respetando a la igualdad de las personas, no tolerando ninguna discriminación por razón de sexo, raza, religión o creencia, ideas políticas, discapacidad, estado civil, orientación sexual, edad, nacionalidad o estatus socioeconómico.
  • Impulsando la formación de los empleados, favoreciendo su pleno desarrollo como personas y como profesionales.

La correcta aplicación de esta política es una labor común de todas las áreas, por eso implicamos a todo el personal en la misma, haciéndole consciente de la importancia del desempeño de su tarea y estableciendo vías de comunicación fluida en la que se tengan en cuenta sus sugerencias para la mejora de los procesos.

 

POLÍTICA DE PREVENCIÓN DEL ACOSO LABORAL

El Centro de Enseñanzas Policiales CENPOL busca generar un ambiente de trabajo sano, seguro y adecuado para aquellos que trabajan en la empresa; por lo tanto promueve un ambiente de trabajo que erradique el acoso laboral, contando con la participación de los trabajadores y trabajadoras desde su responsabilidad.

Todos los empleados (as) tienen derecho a trabajar en un entorno libre de toda forma de discriminación y conductas que se puedan considerar hostigamiento, coerción o alteración.

Por su parte la empresa se compromete a prevenir y erradicar las conductas del acoso laboral y a defender el derecho de todos(as) los(as) trabajadores(as) para ser tratados con dignidad en el trabajo.

La empresa luchara contra el acoso laboral desde un punto de vista preventivo, de manera que se integre la prevención de estas conductas en los sistemas de gestión que desarrolla.

Cualquier persona que se comprometa en un comportamiento de hostigamiento será sujeta a investigación de acuerdo a lo establecido en la normatividad vigente, procedimientos y sus respectivas medidas disciplinarias.

La correcta aplicación de esta política es una labor común de todas las áreas, por eso implicamos a todo el personal en la misma, haciéndole consciente de la importancia del desempeño de su tarea y estableciendo vías de comunicación fluida en la que se tengan en cuenta sus sugerencias para la mejora de los procesos.